Neumonía

Neumonía

La neumonía es una inflamación de los pulmones. La mayoría de los casos de neumonías en niños son causados ​​por virus y, afortunadamente, estas enfermedades (neumonías virales) son leves.

Un niño con neumonía viral puede tener tos, fiebre leve y disminución del apetito y la energía. Las neumonías virales a menudo se tratan con acetaminofén para la fiebre y, a veces, con broncodilatadores (si hay sibilancias).

Las neumonías bacterianas tienden a tener síntomas más graves (el niño puede tener repentinamente escalofríos, fiebre alta, dificultad para respirar y otros problemas respiratorios) y responden mejor a la terapia con antibióticos, líquidos y aire húmedo.

Lo más probable es que se necesite una radiografía para asegurarse de que la neumonía sea la causa de los síntomas. La mayoría de los casos de neumonía se pueden tratar de forma segura en casa. Sin embargo, si los síntomas son graves o su hijo tiene menos de 6 meses, es posible que deba ir al hospital para recibir tratamiento.