Infecciones del Oído

Infecciones de oído

Ocasionalmente, los niños con resfriados, alergias o congestión pueden desarrollar dolor de oído, especialmente durante los primeros cinco años de vida.

Los síntomas de la infección del oído en los bebés más pequeños (que no pueden quejarse de dolor de oído) pueden limitarse a fiebre, irritabilidad, mala alimentación o drenaje de líquido del oído.

Si su hijo tiene una infección de oído, es posible que le recetemos un antibiótico para matar las bacterias que causan la infección. Asegúrese de darle a su hijo el ciclo completo del antibiótico incluso si los síntomas desaparecen en unos pocos días. Se puede usar Tylenol o Motrin (no aspirina) para aliviar cualquier dolor de oído.

Asegúrese de llevar a su hijo para seguimiento después de que su hijo termine el antibiótico, incluso después de que el dolor y la fiebre hayan desaparecido, el líquido puede permanecer detrás de los tímpanos, lo que puede provocar más infecciones o problemas de audición en el futuro.